NATALIO ESQUINAZI Z''L

 

Esta página web fue realizado en recuerdo de nuestro querido Seminarista y líder espiritual Natalio Esquinazi (Z”L). El paso de Natalio por nuestra Kehila durante los 7 años en que nos acompañó dejó una huella indeleble en cada uno de sus miembros. Aún hoy seguimos evocando sus drashot, en las cuales compartía con nosotros no solamente sus vastos conocimientos de Torá y Talmud como sus saberes en Psicología, sino que también nos invitaba a reexionar, a preguntar, a cuestionar y nos regalaba en cada Shabat una enseñanza para la vida.
En su quehacer en nuestra Kehila, Natalio fue un moré, un educador, un referente y un propulsor de distintas actividades orientadas a la vivencia judía personal, familiar y comunitaria. Comenzando por sus clases de Kabala, la conducción de cenas sabáticas y cenas Beiajad de Pesaj, Shavuot como de Rosh Hashana y la organización de cines debate acerca de películas con temática judía. Interesado en el fortalecimiento del culto y la Tela continuó su labor brindándonos Sidurim y Majzorim nuevos. No podemos dejar de mencionar al respecto aquellas ceremonias de Benei-Mitzva, Simjat Bat y una Jupa que presidió involucrándose desde su corazón con sus protagonistas.
Y también a aquellas familias que asistió en momentos de tristeza cuando debieron sepultar a un ser querido, resignicando así nuestro ciclo de vida judío.

Tampoco olvidamos a Natalio el impulsor de un viaje comunitario a Israel para todos los adultos que quizá no habían tenido la oportunidad de vivenciar un recorrido por su geografía y la historia de nuestro pueblo.
Y su legado, para nosotros y las generaciones venideras con la escritura de un nuevo Sefer Torá el cual en el año 2011 pudimos ingresar en nuestra Kehila con mucha alegría. Un festejo que mantenemos presente en nuestras retinas, desde los momentos en que pudimos escribir junto al Sofer David Allami las letras del nuevo Sefer, ya fuera en la Comunidad como en nuestros propios hogares, hasta la ceremonia de Hajnasa en la que emocionados cantamos y bailamos con éste.
Un legado que día a día, en cada Shabat y en cada Jag del año, nos esmeramos por preservar cuando leemos Torá y estudiamos sus palabras para lograr un nuevo aprendizaje y encontrar nuevos sentidos a su contenido.
Hoy nos asumimos como responsables de continuar con la tarea iniciada por Natalio nuestro guía, nuestro maestro, quien con su sabiduría, su ética, sus acciones y su calidez humana nos enseñó que es posible ser autores de un judaísmo vivencial, humanitario y comunitario.